News Networks in Vienna – a Spanish-language report by Carmen Espejo

SEMINARIO EN VIENA: “NETWORKS & CENTRES, POST & COMMERCE”

 13/14 SEPTEMBER 2012 – NEWS NETWORKS IN EARLY MODERN EUROPE

Entre los días 13 y 14 de septiembre de 2012 se ha celebrado en Viena (Austria) el tercer seminario de la red “News Networks in Early Modern Europe”. El Institute of Austrian Historical Research acogió el encuentro al que acudieron todos los miembros de la red además de diversos invitados como ponentes y otros investigadores interesados en la materia.

El seminario dio comienzo con la mesa redonda “Postal Networks in Early Modern Europe”, que pretendía reunir y contrastar la información disponible acerca del funcionamiento de las redes de correo postal en las diferentes nacionalidades de la Europa del XVII. Paul Arblaster describió la poderosa red de correos que interrelacionaba a las ciudades flamencas entre sí y a estas con el resto de Europa. A principios del XVII, estas ciudades flamencas ya están ligadas gracias al correo con periodicidad casi diaria; entre Amberes y Bruselas el correo funciona diariamente. Por otra parte, el sistema de correos de los Tassis, que tiene a Bruselas como centro de operaciones y goza de monopolio o privilegios en casi todos los territorios europeos, sufre la competencia del sistema postal establecido en Amberes, que en muchas ocasiones realiza con mayor eficacia el servicio.

Nikolaus Schobesberger incidió en la importancia de la red fundada por los Tassis por lo que a los territorios germanos se refiere. Si hasta la década de los ’90 las necesidades resultan cubiertas por los correos privados de comerciantes y otros gremios, las necesidades de comunicación creciente de los monarcas Habsburgo llevan a la concesión del monopolio a los Tassis, desde 1597. Las principales rutas unen Bruselas con Innsbruck, sede del poder imperial; desde allí, el correo llega hasta Viena, por un lado, y hasta Praga, por otro, a la vez que estas dos ciudades se comunican entre sí. Este sistema oficial fue también contestado por otros que pretendieron romper el monopolio, en una dinámica que no se resuelve hasta el siglo XVIII, cuando una serie de acuerdos acaban con la competencia entre firmas.

Mario Infelise describió por su parte el sistema de comunicaciones en Italia. Originado a mediados del XVI, este sistema unía por una parte a Roma con Venecia y Milán y, desde ahí, con el resto de Europa; por otra parte, desde Roma y vía Ancona se efectuaba el comercio postal con Ragusa, y desde Roma vía Nápoles y Otranto las cartas llegaban a Corfú, destinos estos dos últimos que permitían a su vez la comunicación con los turcos y otros pueblos del Mediterráneo oriental.

André Belo resumió las rutas más importantes del correo en el Portugal del siglo XVIII: desde Castilla una gran ruta llegaba a Lisboa, pero también a través del Algarve, al Sur del Portugal, se realizaba la comunicación con Europa vía Sevilla. En este mismo siglo XVIII una ruta importante unía Cádiz, en España, con Lisboa e Inglaterra.

Joad Raymond ofreció una cronología del desarrollo del sistema postal en Inglaterra. En 1512 se concede por vez primera el titulo de postmaster a sir Brian Tuke; desde 1591 el sistema trabaja como en la Europa de los Tassis en régimen de monopolio, pero igualmente azuzado por la competencia privada. En 1654 Cromwell establece un tercer correo semanal desde Londres al resto de Inglaterra; las Turnpike Acts de 1663 promueven medidas para mejorar la rapidez de este sistema.

Carmen Espejo se refirió a las principales rutas que unían España – desde su capital Valladolid o Madrid – con el resto de Europa: la que, vía Burdeos, llegaba hasta Amberes; y la que, vía Lyon, llegaba hasta Roma; un camino alternativo a esta última ruta partía de Barcelona para llegar también a Roma, vía Génova. En España estaba además el único puerto europeo autorizado a sostener correo con las Indias americanas, Sevilla.

El sistema de correos en España se resintió, en primer lugar y como en el resto de Europa, de la competencia del monopolio de los Tassis (desde 1580 en adelante) con otros sistemas paralelos; y por otro, del boicot esporádico que se hace en Francia – enfrentada a España en una guerra que dura desde 1635 a 1658 – a los correos españoles, y que obliga a estos últimos a buscar continuamente rutas alternativas que eviten el territorio francés (por ejemplo, vía marítima desde La Coruña a Falmouth).

La discusión posterior a esta puesta en común llego a una importante conclusión: la infraestructura de correos semanales a lo largo y ancho de Europa parece haber estado dispuesta antes de la aparición de la periodicidad semanal en los periódicos, que no comienza a consolidarse hasta bien avanzado el siglo XVII.

En la misma mañana del día 13 de septiembre Anton Tantner ofreció una conferencia titulada”Intelligence Offices in Early Modern Europe”. Desde que Montaigne sugiriera la idea en 1595, en toda Europa se hace sentir la necesidad de oficinas dedicadas a la recopilación y distribución de información de diverso género: el modelo lo aporta el célebre Bureau d’addresses de Renaudot en Paris (1630-1647), pero en Inglaterra habrá intentos reiterados para consolidar la idea, como la London Intelligencie Office de Samuel Hartlib (1647) o la Universal Register Office de Fielding (1749). También en Alemania se dieron intentos similares, como el que promueve Leibniz. Estas oficinas son, para Tantner, una prueba de la “mediatización” de la comunicación humana en la Edad Moderna: la comunicación se hace independiente del espacio y el tiempo y requiere por tanto de la presencia de un mediador – la oficina -. Con el tiempo, la publicidad comercial asumirá muchas de las funciones de estas oficinas.

Por la tarde Oswald Bauer expuso la conferencia “News Networks and Postal Intelligence: the case of the Fuggerzeitungen”. En esta analizaba con detalle la documentación recopilada en la famosa colección, que contiene, además de  Fuggerzeitungen – hojas manuscritas de noticias dirigidas a dos miembros de la poderosa familia Fugger, en los albores de la Edad Moderna – varias colecciones de cartas entre estos Fugger y factores comerciales de la compañía en diferentes ciudades europeas. En los primeros la información económica no va más allá del 6% del espacio, mientras que en estas otras cartas privadas son la materia fundamental. Este entramado postal evitaba cuando podía el correo oficial de los Tassis, que consideraba lento e inseguro, y multiplicaba las estrategias para garantizar la eficacia, intentando sortear el boicot francés en relación a la comunicación con España – enviando la misma correspondencia a través de dos rutas distintas, por ejemplo -.

A continuación los asistentes al seminario realizaron una visita guiada a la Biblioteca Nacional de Austria, donde tuvieron ocasión de contemplar algunas de los fondos más valiosos de la biblioteca. También allí acudieron al despacho donde se llevan a cabo las tareas del Fuggerzeitungen Project, que está realizando un índice de los contenidos de las hojas manuscritas de noticias referidas arriba.

La sesión de mañana del día 14 fue iniciada por Joad Raymond, con la presentación “Sent abroad to lie: International news and libel in C17 Europe”. En esta explicaba cómo, a pesar de que el libelo tiene fronteras lingüísticas, culturales, legales…, a veces consigue traspasar esas fronteras y funcionar en un contexto internacional. Los supuestos fundamentales en los que esto se produce son;

a) Libelos que se imprimen en el extranjero para evitar la censura local;

b) Libelos que hablan en una lengua internacional aunque tratan un tema nacional;

c) Libelos que se dirigen contra comunidades expatriadas;

d) Libelos que de hecho se implican en debates internacionales.

Entre los ejemplos con los que Raymond ilustraba estas modalidades destaca el caso de Caos Anglicanum, un libelo manuscrito redactado por un español a principios del siglo XVII en contra de la política inglesa: su autor intentaba, utilizando a un italiano disfrazado de español, que el embajador británico pagara por retirarlo de la circulación.

En la misma mañana Virginia Dillon ofreció una presentación con las conclusiones de su trabajo, “Transylvania in the German Newspapers: Networks of Reporting and the Stories of György II Rákóczi, 1657-58”. Un exhaustivo análisis de contenido permite conocer cuáles eran los elementos fundamentales del relato en estas noticias acerca del conflicto con los turcos, y las formas con las que se transmitía.

Finalmente, la tarde del día 14 estuvo ocupada por Paul Arblaster, quien se refirió al tema “Connectivity and the Republic of Letters in the first half of the seventeenth century”. En su exposición el término “connectivity” se usaba en el mismo sentido en el que lo emplean las actuales compañías telefónicas, pues efectivamente muchos agentes en las redes internacionales de noticias del XVII tuvieron la tarea de procurar el contacto entre el resto de los agentes, cualesquiera que fuesen los contenidos o los formatos. Sus consideraciones sirvieron a los asistentes para avanzar en el diseño de un mapa de las comunicaciones postales en la primera Edad Moderna europea, que se había definido como objetivo prioritario del seminario.

Tras las Conclusiones realizadas por Joad Raymond, director del Proyecto, y el debate entre los asistentes y miembros de la red acerca de futuras acciones, se dio clausura a este seminario.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s